domingo, febrero 17, 2008

Lisboa continua viva...


Tras muchos miedos (aún después de llegar) y un día en el que tuve que trabajar duro para desoxidar mi portugués, todo volvió a ser como antes y la calidez del Tajo me abrió los brazos de nuevo.
A pesar de que tuve algunos contratiempos y mucho trabajo, las cosas se alinearon de tal manera que me encontré por casualidad con mi casero por la feria a la que iba y pasé por delante de mi escuela mientras hacía una visita a un importador en Estoril.
La última noche en la ciudad intentamos llegar al centro antes de que cerrara la Fnac (cosa imposible, llegamos justo a las 10, pero ya había hecho provisión de libros en la Bertrand de Vasco da Gama), y al no poder hacerlo simplemente comenzamos a bajar hasta Rossio para coger la Augusta (turística, peatonal...) hasta llegar a la de los Remédios y subir siguiendo la línea del tranvía hasta el mirador de Santa Luzia.
Allí nos desviamos para ir a uno de los bares que más me fascinan de la ciudad, el Chapitô, una terraza al Tajo desde una de las partes más altas de la ciudad (está al lado del castillo) e increiblemente cerca de mi casa cuando vivía allí.
Era la noche de San Valentín y éramos las dos únicas personas que no iban en pareja a festejar el amor en estado consumista. Simplemente nos tomamos nuestras Super Bock y disfrutamos del olor a barrio viejo, a fadistas y tradición que tiene Lisboa.
Me quedé con ganas de más. Volví con ganas de quedarme.
Necesité tener a JFK a mi lado y explicarle cuales eran mis tiendas favoritas, en qué bar había mejor ginjinha o mostrarle el mercado especiado de Martim Moniz...
Habrá más ocasiones (ahora lo sé).
Lisboa permanece viva en mí. Está ya grabada en mi corazón para siempre (y yo también en el suyo).
PD: Y esto me sirvió para volver a comenzar a leer un libro en portugués.
Ilustración de JMathewes.

Etiquetas: , , , ,

12 Comments:

Blogger Masmi said...

Como me alegro que el reencuentro con Lisboa haya estado tan bien.
Ahora tienes que volver con JFK para enseñarle todos esos rincones que te gustan tanto.
Besiños

11:52 p. m.  
Blogger Denise said...

Ehhh!
A lo mejor le pierdes el respeto/ la pereza, también a los libros de Saramago que tienes por ahí olvidados! :-)

7:34 a. m.  
Blogger Celestina said...

Masmi: Ahora hay que volver, es verdad!

Denise: Oye, no te digo que no. Tengo ganas (más adelante, q el próximo será en español) de leer el del evangelio segun jesuscristo...

12:02 p. m.  
Blogger Murasaki said...

Qué bien!

Me gustó mucho lo de "estar grabadas" mutuamente; hay lugares con los que pasa eso, es verdad. Y es tan rico cada vez que uno vuelve y reafirma el vínculo (y descubre cosas nuevas).

Feliz semana!

2:31 p. m.  
Blogger Cvalda said...

:) Me alegro, mucho. Por lo menos Lisboa está a un tiro de piedra, asi que ,¡aprovechalo!

3:38 p. m.  
Blogger Celestina said...

Murasaki: el toma y daka de la vida. Feliz semana a ti tambien!

Cvalda: es lo bueno, y vuela vueling :)

6:00 p. m.  
Blogger Fanmakimaki ファンマキマキ said...

suena estupendo. A Marisa y a mi nos encantaría que nos enseñases la ciudad algún día de Invierno que coincidamos en Lisboa.

7:23 p. m.  
Blogger David Martín said...

La Super Bock... ¿Es la cerveza ésa?

Por lo demás lo que ya te han dicho. Vuelve, y con JFK. Y luego nos lo cuentas. Joder, me están dando ganas de ir a ti de ver cómo hablas de esa ciudad.

¡Besos!

8:40 p. m.  
Blogger Celestina said...

Fanma: Suena a qe vamos todos muy a menudo allí... :P

David: Yessssss es una gran cerveza! Vamos!

11:36 a. m.  
Blogger Alex said...

muy fuerte que el blog no me haya dejado poner comentarios ayer y me los borrara.. aqui vamos otra vez.

te decia que al leerte me siento un poco aliviada de que hayas vuelto a tu ciudad, este como la dejaste y hayas podido disfrutar de ella, aunque sea por pocos dias. igual ese alivio es porque tengo la ilusion de encontrar mi querida barcelona en el mismo lugar y con su misma gente, bares y lugares que todavia no puedo superar. ahora tocara volver a tu ciudad, esta vez acompañada.. no?

anoche me soñe contigo y con jaime. tenian un piso super chulo, en el tope de un edificio bieeeeen alto. era muy moderno y rodeado de cristales. yo estaba mirando si me compraba el de al lado, pues quede encantada. solo la pase mal al tratar de entrar y me arropara una enorme cantidad de gallinas, y para pasar tuviera que patearlas todas.

saludos celestinha!!

3:13 p. m.  
Blogger Ingrid said...

Menos mal que regresaste al lugar que te hizo feliz y lo fuíste de nuevo.. yo tenía curiosidad por leer tus impresiones.

Besitos!

3:27 p. m.  
Blogger Celestina said...

Alex: GALLINAS? Por lo demás, casualmente vivimos en un octavo, último piso, de un edificio que no tiene patio interior, todas las ventanas dan a la calle... quizá soy yo que le busco las casualidades :P

Ingrid: tu profesión te puede :)

4:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home