miércoles, enero 16, 2008

Una cuestión de caderas


No tengo muchas cosas claras en la vida pero lo que tengo clarísimo es que cuando sea mayor mis anchas caderas de Botticelli deben ser mis aliadas, y bajo ningún concepto puedo permitir que me jueguen una mala pasada rompiéndose, porque después de ahí ya no hay nada.
Tengo la teoría (después de mucho contrastar) de que cada vez que un abuelete se rompe la cadera empieza un descenso en picado en la curva de la vida.
Siempre que alguien me dice que a su abuelo se le ha roto la cadera en mi fuero interno me compadezco de esta persona, porque sé que a su abuelo no le quedan ni tres pesetas en este mundo. No conozco a ningún anciano que haya sobrevivido a una rotura de caderas.
Me he acordado de esta teoría porque el lunes me comentó una compañera de trabajo que a su abuela la habían ingresado en el hospital (en un pasillo, parece que no hay habitaciones, un horror y una vergüenza para la sanidad pública) porque se cayó y se rompió la carrera.
Mientras otros compañeros le aseguraban que todo iría bien yo me callé... no quise explayar mi teoría de la contrarreloj hacia la señora de la guadaña.
Ayer llegó la noticia de que la buena señora había fenecido durante la noche. Menos mal que no dije nada, porque me sentiría fatal después (si hubiera dicho que se iba a recuperar me sentiría como una bellaca mentirosa y si hubiera dicho lo que pienso hubiera quedado como la más agorera del mundo).

Lo dicho, señores, cuando lleguen a viejos anden muy ojo avizor con sus caderas, que las carga el diablo.

Radiografía de Photomedicamadrid

Etiquetas: ,

17 Comments:

Anonymous Banyuken said...

Yo no lo veo del todo así. No hay una relación directa entre la fractura de cadera y el deterioro repentino de las facultades físicas de un anciano, con su consiguiente muerte.

Más bien pienso que normalmente es este deterioro progresivo el que provoca caídas fácilmente, y que las caderas sean de cristal.

Bien es cierto que la fractura de cadera se convierte en bajar cinco escalones del tirón, pues incluye la inmovilidad y debilitamiento ya casi total de la persona (muy pocos vuelven a andar correctamente), con el correspondiente bajón anímico.

Pero he visto casos que han superado fracturas de cadera. Creo que lo fundamental es la edad con que se produzca, y las ganas de vivir que tenga la persona. Este último factor está en estrecha relación con el ambiente familiar de que disfrute.

Pero es un tema en el que influyen muchísimas cosas, cada caso es un mundo y se hace difícil enunciar conclusiones. En cualquier caso, me ha parecido muy interesante que hayas escrito lo que muchos hemos pensado alguna vez.

11:16 a. m.  
Blogger Masmi said...

He visto las noticias de como están los hospitales de Madrid. Mu fuerte. Y ahora la espe se va a dedicar a inaugurar hospitales a troche y moche, en plan electoralista, sin asingación de personal ni na. En fin, ese es otro tema.
Yo he conocido casos de abuelitos que se han roto la cadera y se han recuperado. Pero es verdad que son los menos.
Cuando lleguemos a esa edad habrá que ir en cuidadin.

11:40 a. m.  
Anonymous awkwardblogger said...

Totalmente de acuerdo. Mi abuelita se rompió la cadera y, aunque vivió tres años más, no pudo volver a levantarse desde el momento de la rotura y perdió sus facultades mentales a causa de la falta de riego que ello conlleva. Fue muy triste, como todos los declives, y penoso.

Un beso!!

11:50 a. m.  
Blogger Acebeitor said...

No es Sandro Botticelli quien destaque en pintar mujeres con caderas "desarrolladas" sino Peter Paul Rubens

2:59 p. m.  
Blogger Celestina said...

Banyuken: Obviamente depende de muchos factores, pero preferí dejar mi teoría en algo simplista...

Masmi: Qué quieres que te diga de la espe, muy fuerte lo suyo.

awkwardblogger: un beso!

Acebeitor: Pensé en comparame primero con la Venus de Willendorff, pero me decanté por "El nacimiento de Venus de Botticelli", me gusta más, menos radical.
De todas formas revisa "La primavera" (sobre todo la mitad izquierda) de Botticelli y "Las tres gracias" de Rubens. ¿Casualidad?
Botticelli es el origen.

3:17 p. m.  
Blogger Adhará said...

No se si será o no cierto, pero he oído que no es que se caigan y se rompan la cadera, es que se caen porque la cadera se ha roto. No se si me explico...............

Tendré que investigar.

Besos!!

5:13 p. m.  
Blogger SrLobo said...

Que agorera...
Conozco un caso que contradice tu teoría, has investigado poco...

6:02 p. m.  
Blogger Acebeitor said...

Rubens conocía la obra de Botticelli porque viajó a Italia. Pero son dos conceptos diferentes, Botticelli perteneció al Quatrocento (primer renacimiento) donde primaba el dibujo mientras que Rubens perteneció al Barroco donde primaba el color y la sensación.
Botticelli se mantuvo casi siempre en la proporción renacentista la cual decía que la distancia entre el ombligo y el pecho era la misma que entre el ombligo y el sexo. Y a la vez la misma distancia entre los pezones. En Rubens eso no se contempla.

6:57 p. m.  
Blogger Ingrid said...

Entonces no sólo yo pienso algo así jeje. También había pensado que había cierta correlación entre un evento y el otro, pero qué bueno que no dijiste nada.

Mi abuela no se ha roto la cadera, pero creo que ya nunca se va a recuperar de lo que le pasó :S

Saludos Palomita!

8:20 p. m.  
Blogger Denise said...

Pues yo te secundo en la teoría... incluso he visto casos de viejitos que entran por eso, les operan y luego les caen veinte plagas más y acaban por morir. Yo me las cuidaré, como tú, porque si me la llego a romper me veréis posteando auto notas fúnebres :-P

9:35 p. m.  
Blogger Placiplóstilus said...

Yo llevo airbag de serie lateral, jejeje

por si acaso..

9:57 p. m.  
Blogger Cvalda said...

Me uno a lo de Placis ^^ Y estoy muy de acuerdo contigo...aunque no sé si será por la rotura de "carreras" (xP) en concreto o porque todo se va complicando a esa edad...

(Me está gustando el libro, ¿a ti? ;) )

10:11 p. m.  
Blogger Fanmakimaki ファンマキマキ said...

Conozco muchos casos que son asi, pero más bien creo que fue meterse en el hospital y morir...y lo cierto es que no me extraña.

10:13 p. m.  
Blogger Murasaki said...

Hasta ahora que lo leo me pongo a pensarlo y sí, es cierto...

Tal vez sea el hecho que "quebrarse la cadera" es casi sinónimo de "vejez extrema", y la persona entonces se deprime y abandona...no sé, es otra teoría.

4:00 a. m.  
Blogger Celestina said...

Adhara: Vete tu a saber, la vida es misteriosa!

SrLobo: Un caso, pecata minuta :P

Acebeitor: Te saliste del tema y acabaste (en tu intento de explicar tu teoría) por desvirtuar el motivo original de mi comparación, que no tiene nada que ver con distancias desde el ombligo, dibujos ni sensaciones. ¡Gordura!

Ingrid: Y sin embargo tu abuela es muy fuerte.

Denise: Jajaja, sí posteando ya en las últimas, pero posteando al fin y al cabo.

Placis: Yo también, y frontal :P

Cvalda: Estoy hiper agobiada de trabajo y apenas he leído 60 páginas. Me encanta.

Fanma: Sí, quizá también tenga que ver lo de los tétricos hospitales.

Murasaki: Interesante tu teoría

9:26 a. m.  
Blogger Mara Jade said...

No sé qué decirte neni, la madre de mi padre (o la muy puta, como yo la llamo) tb tuvo una rotura de cadera (de lo gorda y poco movible que era la muy puerca) y tardó la tira en palmarla.

Ahora muchos vivimos tremendamente felices.

2:37 p. m.  
Blogger Zamkata said...

Te entiendo perfectamente y creo que estoy de acuerdo contigo.
El año pasado mi mama (que es mas necia que una niña de 5 años) se monto en una escalera para bajar un racimo de "topochos" (familia del platano, y sip, en mi casa hay de todo xD).
Me extraño que salio de la casa y no volvio rapido, cuando la vi fue en la puerta de la casa toda adolorida... se habia caido de la escalera!!!...
Todiavia sufre dolores de la columna porque para colmo tiene una hernia :S... Pero le doy gracias a dios que no cayo de pie y que no se fracturo de la columna ni la cadera.

6:24 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home