jueves, marzo 13, 2008

La Ira (un mal día lo tiene cualquiera)


La ira es un sentimiento (¿un estado?) que, en mayor o menor medida, domina nuestros actos durante un tiempo indeterminado. Según yo lo veo la ira surge de la impotencia, de las pasiones, de la venganza, del tragarse las emociones de forma continuada hasta que uno explota...

Se trata de un conflicto interno que de repente sale, como un embalse de agua con las compuertas abiertas, y arrolla a todo y todos sin piedad. Lo peor es que uno, estando dentro y viendo que las cosas están así, es muchas veces incapaz de parar la riada.

Hay gente con mayor y menor facilidad para sacar su ira a relucir. Está el que nunca se inmuta por nada (un ser extraño del que muchas veces pensamos si tendrá mundo interior o será realmente un individuo unicelular), el que rara vez se enfada (y cuando se enfada suele llevar razón, son cosas serias), el quisquilloso que le molestan muchas cosas (y grita, y despotrica, y así va liberando tensiones) y el eterno crispado, un elemento que yo personalmente no deseo próximo ni a mi peor enemigo, porque no hay cosa que le agrade y todo le molesta hasta la extenuación. Ese tipo de gente no es feliz, siempre con un come-come dentro para descubrir cual es el próximo objetivo de su ira.

Creo que la ira, que es instintiva, es una emoción que no podemos negar (si cierras esa puerta de salida al final la cacucha sale por otro lado), pero tenemos que aprender a gestionar, dosificarla, mostrarla pero sin autohumillarnos... ¡Qué fácil parece y qué difícil es en la práctica!

En fin, en resumidas cuentas: ira sí (para evitar el efecto compuerta de embalse), pero con moderación, que luego puede resultar peligroso para la salud (atención al test que te indica si por tus enfados tendrás problemas de salud)...

Para ver: Furia, de Fritz Lang
Para Leer: El Túnel de Ernesto Sábato.
Para los niños: Ira, ¿Qué sientes? de Violeta Monreal.

Ilustración de Anna_Log.


Etiquetas: ,

8 Comments:

Blogger Masmi said...

Creo que si, que todos tenemos esos momentos que no podemos reprimir y nos sale la ira.
Lo que me parece insoportables son los que estan constantemente airado. Es que no puedo.
A mi lo que me pasa después de un momento de esos, es que me entra la vergüenza de haberme comportado asi. Asi que intento evitarlos.

1:45 p. m.  
Blogger David Martín said...

Me encanta tu definición de la ira Celestina. Es verdad, muchas veces se debe a las pasiones... Eso sí, yo tampoco creo en el héroe flemático que nunca se deja llevar por pecados como éste cuando le matan al mejor amigo o a la piba de la película. Besos.

1:53 p. m.  
Blogger swampwalk said...

Estoy de acuerdo contigo, ira sí, pero con moderación. Y creo que a veces más que la ira, los que nos provocan problemas de salud son los iracundos que nos rodean.
Un beso, celestina, y sigue con estas reflexiones tan interesantes.

5:48 p. m.  
Blogger Murasaki said...

Soy un bicho raro que puede ser muy muy tranquilo, pero tengo mis momentos "dramáticos" :P

Moderación, equilibrio, encauzar y no reprimir, para no "explotar". Eso estoy tratando de aprender.

Besos!

6:18 p. m.  
Blogger Alex said...

el que rara vez se enfada (y cuando se enfada suele llevar razón, son cosas serias).... mira tu... esa soy yo...!!! para mi orgullo puedo decir que es el pecado del que menos peco (valga la redundancia).

eso si... hay algunos enfermos que cuando se killan (en buen dominicano) es mejor salir corriendo... pero yo pienso.. que esos ya tienen problemas psicologicos. por eso yo tampoco se lo deseo a mis enenigos.

9:06 p. m.  
Blogger Cvalda said...

Un pregunta así que no viene mucho a cuento...¿cómo consigue Masmi ser el primero siempre en postear? xP

Ahora que lo pienso, más que de envidia posiblemente yo peque de ira (se me había olvidado que contaba como pecado, jeje). Me viene de familia, aunque no sea excusa, es poco controlable, ¡y la detesto!

10:41 p. m.  
Blogger Fanmakimaki ファンマキマキ said...

Frustración mal canalizada = Ira.

A veces me pasa. No resuelvo el conflicto y lo voy almacenando y exploto de forma incontrolada. Es complicado, la verdad. Envidio a los que son capaces de evitarlo.

11:08 p. m.  
Blogger Denise said...

Yo no estoy siempre crispada, pero tengo rachas. Cuando voy a tope con las tensiones me es muy fácil saltar y que la ira haga fiesta, pero luego paso épocas largas tranquilita. También creo que hay difreencia entre tener carácter y ser iracundo... y casi siempre sale lo primero, en mí y -algunas veces lo segundo, y con ganas-. La verdad creo que es de las pocas cosas que me gustaría no tener, me gustaría ser pasota y tomarme todo con calma y tranquilidad...

11:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home