domingo, diciembre 17, 2006

Desde Galicia.


Ya estoy aquí, y podría decir que todo sigue como siempre. Tal cual lo dejé. Quiero decir las personas, porque el entorno está muy cambiado... las ansias de vida moderna pueden con la tranquilidad aldeana y la convierten en un sin sentido extraño.
Por lo demás, llueve como siempre y hace frío como nunca. Tengo sábanas de franela, manta, edredón nórdico, bolsa de agua en los pies y 2 estufas y aún así me muero de frío. Pero no me puedo quejar, estoy con la gente que quiero y hago lo que quiero (básicamente leer con el gato en el regazo, los dos pegados al horno de leña de la cocina para que nos de un poco de calor).
Separarse del mundanal ruido viene bien a veces, y yo estaba deseando estar unos días con mi madre y mis abuelos.
No tengo mucho más que contar hoy. No pasa nada. Todo está tranquilo... estoy disfrutando de la inmensidad de la vida rural.

3 Comments:

Blogger Masmi said...

Que bien suena lo que cuentas. Yo tambien prefiero el ajetreo de la vida urbana, pero tengo ganas de que llegen las vacaciones de navidad para irme al pueblo y estar alli tranquilo sin hacer nada.
A mi tambien me pasa igual, siempre que vuelvo allí sigue todo igual que cuando lo habia dejado, como si el tiempo pasara mas lentamente.

11:16 a. m.  
Blogger Celestina said...

ya lo dijo madonna, que le debe pasar lo mismo: time goes by, so slowly...
o la terremoto: el tiempo pasa, despacico.
beso!

12:13 p. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Descansaaaaaaaaaaaaaaaaa!

6:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home