miércoles, junio 07, 2006

No hay mal que por bien no venga

Pasada la tormenta, se agradece y se valora la calma.
Calma o marejadilla, según se quiera entender, pero siempre menos brava que la anterior, que amenazaba con hundir el barco.
Mientras tanto, mi cerebro gira... y encontraré la salida de este gris laberinto sin pasión ni pecado ni locura ni incesto bla bla bla.
Cada golpe nos hace más fuertes.

1 Comments:

Blogger Adhará said...

Animo y un beso.

1:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home