martes, abril 18, 2006

Paella, horchata, agua de Valencia

Ya estoy de vuelta de Semana Santa. Durante el viaje se me olvidó por completo que era semana santa, para mí eran "mis últimas vacaciones en una temporada", sin importar la fecha.
Valencia es una ciudad pequeña, con pequeñas brisas marinas que sólo la gente del mar identifica, con nuevos edificios que intentan hacerle la competencia al Atomium en su estructura, con antiguos edificios que mantienen viva la memoria histórica, con aspiraciones de ciudad cosmopolita pero al mismo tiempo dependiendo de las tradiciones para sobrevivir. Quien no va a Valencia y come paella, o bebe horchata, o se come una naranja... no tiene perdón.
Así que, efectivamente, fui a Valencia y comí paella (el domingo en la playa, qué mítico), bebí horchata y bebí zumo de naranja (en la clásica "agua de Valencia").
Paseé mucho por la ciudad, por la zona nueva y por la zona vieja. Me quedo con la zona vieja, parece tener mucho más que ofrecer a un explorador común.
También acabé por ir a L'Oceanografic, craso error. Me pareció un acuario de lo más pobre. Si os gustan los peces, mi recomendación es el Oceanário de Lisboa, mil veces más bonito...
Lo demás es pecata minuta para un post sobre la ciudad. Mil momentos agradables, risas, alcohol, amigos, amores, pesadillas y dramas con los que no quiero hacer sombra a lo que venía a contar hoy aquí... pero necesarios también para llevarme esa imagen positiva de la ciudad.

2 Comments:

Blogger Masmi said...

Me alegra mucho ver que te ha gustado Valencia y que te lo has pasado muy bien por alli.
Yo tambien me quedo con el casco antiguo. El barrio del Carmen me parece un sitio increible.
Veo que has captado muy bien el espiritu de esta ciudad en los dias que has estado.
Besitos.

9:20 a. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Yo no la conozco, pero tengo muchas ganas de ir. Me llama mucho la atención esta ciudad.

2:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home