sábado, diciembre 24, 2005

Semana antiestrés

Esta semana en Galicia se está volviendo para mi un tónico rejuvenecedor. No es que estuviera muy vieja, sino muy cansada. He estado durmiendo del orden de 12 horas por día... y hasta me parece que he aprovechado los días.
Acostarse a las 2 de la mañana y levantarse a las dos de la tarde... no está mal si luego haces cosas toda la tarde. Es lo que he estado haciendo... empapándome de mis ahijadas (y eso que no me gustan los niños, pero ellas es que son mías).
La mayor de mis ahijadas (que no es porque yo lo diga, pero siente auténtica devoción por su "madriña") me hizo un cuadro con pasta de papel, bastante feo, pero que ya colgué en mi cuarto, porque, a pesar de la fealdad, me hincho de orgullo como un pavo en navidad. Además, cuando llegué lo primero que vi fue un papá noel reciclado (de rollos de papel higiénico) que me había dejado en mi cuarto, con caramelos... es tan rica!!!
La más pequeñita, que todavía me llama "ñiña" porque no sabe decir "madriña", corretea por toda la casa buscándome para que le lea un cuento o juguemos con las pegatinas. Y cuando no estoy mira los libros y dice "ñiña regaló", porque siempre soy yo la que le regala cuentos.
También aproveché para tener estupendas charlas con mi muy-mejor-amiga (y además prima y madre de mi ahijada la pequeña), hablando de dietas, hombres y demás avatares de la vida. Nuestras vidas son muy diferentes, porque ella ya es una mujer casada y con niños, mientras que yo soy un poco "viva la Pepa" y lo de sentar la cabeza de tal modo me pilla muy a desmano, pero aún así seguimos igual de compenetradas, igual que cuando éramos niñas.
Obviamente, también tuve que ir a la peluquería, la del pueblo (ya escribí algún post de esto en otro momento), que es como retroceder 1.000 años en la historia de la humanidad, y me quedo corta. Me encanta oír a las señoras mayores hablar y sorprenderse de cosas que para muchos son "el día a día". Yo creo que si las señoras de mi pueblo estuvieran una tarde en Chueca tendrían temas de conversación para criticar el resto de sus vidas, pero qué se le va a hacer.
Y así, poco a poco, van pasando los días, y pronto regresaré a Madrid, más vieja, pero más segura de mí misma, y con las cosas mucho más claras en mi cabeza... de hecho lo tengo todo clarísimo... esperaré a ver qué pasa en el futuro.
Muacks!

1 Comments:

Blogger mago said...

Q bien, una navidad familiar y tranquila t felicito estas fiestas, un beso

11:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home