lunes, octubre 24, 2005

Objetivo: 2016

Por si alguien no lo sabe, este año se celebra el IV centenario de la publicación de El Quijote... Vaya, quizá no sepáis tampoco quién es el Quijote: pues es un hidalgo, que vivió en un lugar de la Mancha que estaba loco en la primera parte del libro y cuerdo en la segunda... una cosa rara que se inventó un tal Cervantes.
Pues eso, el IV centenario ha superado con creces la previsión popular de "nos lo van a meter hasta en la sopa". Efectivamente hay exposiciones, conciertos, lecturas, homenajes... del Quijote por toda la geografía nacional. Pero esto no mella la tozudez del españolito de a pie que continúa negándose a leer la obra máxima de la novela universal.
Para darle un poco de coba a los promotores de tanto evento, los pobres e ilusos mortales nos hemos comprado el Quijote este año como si se fueran agotar las existencias. En todas las versiones: bolsillo, RAE, ilustrado, facsímil... todo es poco para nuestras ansias consumistas y nuestro afán de ser originales en navidad.
Me juego el pescuezo a que todos los quijotes comprados no se han leído. Yo misma me compré uno (más humilde), la versión que sacó el ABC (puaj!!) porque era en bolsillo y en dos tomos. Me pareció más fácil para llevar (por si me entraba la locura manchega de leerlo), y mucho más económico (a 1 euro cada parte, en total 2 euros).
Yo ya tenía un Quijote, como todo el mundo. Que aquí la Ilíada y la Odisea no las tendremos en casa, pero el Quijote y la Biblia no falta en ninguna... es lo que tiene ser español (Spain is different). Pues eso, yo tenía un Quijote, una edición de Austral en bolsillo que me compré para aquellos lejanos años del B.U.P. y que nunca llegué a leerme (como buena estudiante del B.U.P.,descanse en paz).
Yo fui de esos ilusos que se compró una edición, por el mero hecho de despilfarrar e intentar luchar contra los molinos de viento de mi desidia cervantina. No fui la única, pero eso no me consuela.
Lo que me consuela es saber que tengo 11 años para proponerme leer el libro sin que haya ningún centenario ni me sigan recordando al Quijote a cada paso que doy (y no he ido a ninguna exposición sobre el tema por encabronamiento,que conste). Antes de 2016 tengo que habérmelo leído, porque entonces todo volverá a resurgir: la insistencia institucional, los intereses editoriales... La negra sombra del manco de Lepanto celebrará sus 400 años de inhumación, y eso es como el año santo... hay que aprovecharlo y molestar a toda la población.
Pues eso, señores, si se apuntan a mi plan, les prometo que en 2016 serán los más raritos del país... de esos privilegiados que pueden decir que leyeron el libro... y ese año podrán hasta intentar leer a James Joyce con total ahínco.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Good Day, I have visited your blog.
It is very nice and I will bookmark you.
I have a SCHERRER site.
It is about SCHERRER
Come to see my site too.

5:01 p. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Mi padre m epobligaba a leerlo de peq

3:20 p. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Mi padre m epobligaba a leerlo de peq

3:20 p. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Sorry, y tenia que resumirlo. Le cogi tal mania que no puedo con él.

3:21 p. m.  
Blogger moderno_de_mierda said...

El Quijote,
Qué coñazo, de verdad.
Desde luego no se puede comparar con Joyce, vamos anda.
Cervantes es una tostonada del XVI, que será la repera en miles de términos y cuestiones, pero es que un asco para leerselo.
Yo me quedo con Etxevarría, a la que seguro que no soportan dentro de 500 años.

6:41 p. m.  
Blogger Fanmakimaki said...

Pues EtxeBarria me gusta mucho a mi. Y por supuesto la prefiero a Cervantes.

2:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Consider the power of being able to create incoming links to your site any time you want them...

10:14 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home