miércoles, abril 13, 2005

La mujer sin sombra

Ayer fui a la ópera. Hacía mucho tiempo que no iba. Y mi reencuentro con el Teatro Real fue digno del mejor Wagner.
No fue de Wagner, si no de Strauss la ópera que fui a ver: "La mujer sin sombra", de la que he de resaltar una magnífica puesta en escena con 3 colores fundamentales: rojo, azul y dorado...
El contenido de la obra es un poco conservador: la mujer necesita una sombra (es decir, necesita ser fértil) para que su marido no se convierta en piedra (vamos para que tenga descendencia), pero obviando este pequeño detalle, la poética de los diálogos puede llegar a transportar al espectador a... bueno, paso, no quiero ser demasiado perdón.
En definitiva (mensaje orientado para los no perrdon): me moló mazo, nen, peazo cantantes que parecían canarios, tron...

1 Comments:

Blogger Arturo J. Paniagua said...

Somos anti-perdon, no castelldefenses, gilipollas o del club de fans de Andy y Lucas.

Ale, el proximo finde ya no te sobo, ni te bailo sensual, ni te canto vallenatos...

7:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home