miércoles, abril 06, 2005

El mejor piropo

Finalmente esta mañana, tras 4 meses de espera desde que pedí la cita, he ido al ginecólogo.
Sí, chicos, cuento esto aquí para sacar a la luz todas las cosas que la iglesia católica ha querido mantener escondidas durante mucho tiempo. O si lo preferís, es un homenaje póstumo a Juanpa II.
Pues eso, que fui al gine, a la revisión anual y a cambiar la píldora, porque la mía la habían modificado y se había convertido en unas pastillas eliminadoras de la androginia. Glups!
Total, que la tía (una mujer, generalmente más bordes que los hombres en este tipo de trabajos) me hizo la citología y tal, y de repente va y dice:
"-Este cuello del útero está muy, pero que muy bien".
De repente se me llenó el ego cual Raphael en pleno concierto, y yo estaba ya pensando: Mi cuello del útero está muy bien... qué pena que no se vea a simple vista!!!
Pero bueno, ahora ya sé que tengo un cuello del útero cojonudo. Porque yo lo valgo.

1 Comments:

Blogger ChrisVal said...

Y eso que no le dio por mirarte tus trompas de Eustaquio, que son la novena maravilla del mundo!!
Hala, madraza, un besote.

2:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home